El fuego destruyó 500 viviendas en Valparaíso y mantiene en vilo a cientos de familias que debieron ser evacuadas. Imágenes.
Al menos once muertos y 5.000 personas evacuadas dejaba hasta el momento el voraz incendio que afecta desde el sábado a la ciudad de Valparaíso, en el litoral central de Chile, lo que llevó a la presidenta Michelle Bachelet a decretar a esa comuna como zona de catástrofe, informaron este domingo fuentes oficiales.
Al amanecer, varios focos del incendio seguían activos y los bomberos advertían que sus tareas para extinguirlo se veían complicadas por la abrupta geografía de la zona, rodeada de cerros que se ciernen sobre la bahía, calles estrechas, muchas pendientes y la persistencia de fuertes vientos.
Bachelet tiene previsto trasladarse este domingo a esta ciudad para coordinar en el terreno las tareas de emergencia.
El incendio ha destruido al menos 500 viviendas y mantiene en vilo a cientos de familias que debieron ser evacuadas durante la noche y trasladadas hasta albergues.
En la madrugada del domingo se observaban enormes lenguas de fuego que devoraban casa tras casa, iluminando con un rojo incandescente los cerros afectados por el incendio, mientras miles de personas se apostaban en diversos miradores en los cerros para contemplar el dantesco espectáculo.
"Esta es la peor catástrofe que he visto en Valparaíso", comentó a la prensa el intendente de la región Ricardo Bravo.
"Ahora tememos que el fuego se propague hasta el centro de la ciudad, lo que aumentaría la seriedad de esta terrible emergencia", agregó Bravo.
Valparaíso, cuyo casco antiguo fue declarado en 2003 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es visitada año a año por miles de turistas locales y extranjeros.
La Fiscalía investiga el origen del incendio, que provocó la suspensión del servicio de agua potable y cortes de energía eléctrica en varios barrios de esta ciudad de unos 270.000 habitantes, que se encuentra cubierta por una densa de columna de humo que avanza hasta la bahía, donde se encuentran las instalaciones de uno de los puertos más importantes de Chile.
"La casa de mi hermano se quemó entera, la habíamos terminado hace 15 días, intentamos salvar algo, pero era realmente un infierno", dijo al canal Chilevisión Cristóbal Pérez, uno de los pobladores afectados por el fuego.
La población afectada comenzó a descender apresuradamente desde las laderas de los cerros que bordean la bahía hasta zonas más cercanas al mar, con el fin de alejarse del humo generado por el fuego, que para ese entonces era asfixiante.
"Yo alcancé a arrancar del humo con mis dos perros, fue terrible no se podía respirar", dijo a la prensa otro de los damnificados, que no se identificó.

 

 

Fotografía      Fotografía     Fotografía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                              Publicado: 13 / 04 / 2014