Una explosión a las 01,45 horas de la madrugada de este jueves alarmó a los vecinos de Almuñécar. El suceso tuvo lugar en una casetas en la que habitualmente los pescadores suelen guardar sus instrumentos de trabajo, que hizo explotar otras cinco casetas. Además, estallaron los cristales de los restaurantes Tres Rejas y Calabré, muy próximos a la zona de la explosión.

La fuerza con la que se escuchó la explosión, aproximadamente en un radio de medio kilómetro, hizo que numerosos vecinos se acercaran a la zona, entre ellos el teniente de alcalde de la localidad, Juan José Ruiz.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron Guardia Civil, Policía Local, Bomberos y Servicios Sanitarios, que confirmaron que no encontraron víctimas o heridos bajo de los escombros. Se desconocen las causas del suceso.

Muy potente

La detonación fue muy potente. Un joven que caminaba a unos cien metros del lugar aseguró que la onda expansiva le tiró al suelo. "Me he caído hacia atrás de repente", señaló a IDEAL. El propietario del chiringuito Tres Rejas, que se encuentra pegado a las casetas que explosionaron, aseguró que escuchó el ruido desde su casa, a unos 500 metros del lugar de la explosión. La onda expansiva reventó ventanas y puertas de este establecimiento y también del restaurante Calabré, ubicado a unos 100 metros. Además, provocó destrozos en el Hotel San Cristóbal. Los trozos de las casetas llegaron a volar a unos 200 metros.

                                                                                                                                                                                       Ideal Granada 01/05/2014