No entiendo nada…

Hace 6 años ya que me metí de lleno en el mundo de los bomberos y he de decir que cuando la gente me pregunta ¿Qué hay que hacer es este país para ser bombero?¿Tan difícil es entrar?, no soy capaz de dar una respuesta. No entiendo nada, ser bombero se ha convertido en algo prácticamente inalcanzable (sin un padrino, claro). Vivo en un continuo estado de shock. Los opositores tienen que ser máquinas perfectas: temarios infinitos, pruebas físicas circenses, supuestos imposibles, psicotécnicos, test de personalidad para ser consejero delegado en una del IBEX, callejero de media España, etc., etc., etc… Y dirán, claro es que cada vez hay más opositores y el nivel tiene que subir. De acuerdo, pero los buenos opositores son los mismos desde hace diez años y la mayoría de los que entran son desconocidos que estudian y entrenan a escondidas y dan el pelotazo (como Blesa). Hemos asumido que vivimos en un país de pandereta, que votamos cada 4 años, siempre a los mismos claro, y que entre autonómicas, municipales, generales, pegar carteles y pelearse en el congreso de turno no da mucho tiempo a legislar… “los tiempos” lo llaman. Me suena que en Andalucía hay una ley de 2002 que dice unas cuantas historias sobre bomberos, pero ya la desarrollaremos en un par de décadas… Mientras tanto los servicios de bomberos (que creo que es algo importante en una sociedad que quiere llamarse de bienestar) dan pena y el acceso ni te cuento. Que un bombero va de rojo y otro de amarillo, que aquí gano 1000 euros más que allí, que aquí tengo carrera profesional y allí no, que aquí vamos 10 y allí 2, que la formación te la busques por tu cuenta (en tus días libres claro), que si apruebo en “Campanilla de la Torre” de allí no me puedo mover, que voy a poner a mi cuñado de jefe del parque,  etc. etc. etc. Pero lo del acceso ya clama al cielo. Tragamos con que no haya unificación de temario, con que aquí tengo que correr como Usain Bolt y allí a la pata coja paso las pruebas, que tengo que hacer malabares chinos y encima me voy a mi casa por 0,3 segundos después de llevar 2 años estudiándome calles como un taxista, etc. etc. etc… Pero por lo menos señores tribunales tengan un poco de decencia y dejen que entren los mejores. ¿Cómo puede ser que aprueben 4 gatos los exámenes con notas desorbitadas y opositores buenísimos saquen un 2? ¿Cómo puede ser que un mismo opositor, en una misma oposición saque un 7 en un examen y un 3 en otro sobre el mismo temario? ¿Cómo es posible que bomberos de otros cuerpos se presenten a una oposición (porque no existe la movilidad) y no aprueben un supuesto práctico o un test de personalidad? ¿Cómo puede ser que me pregunten sobre el producto interior bruto de Chipre, los metros cúbicos del pantano de “Polopos” o en qué calle está el bar de mi primo Pepe? ¿Estamos locos o qué? En definitiva, ¿sabéis lo que pienso? Que todos perdemos. La población porque recibe un servicio de muy baja calidad, los opositores porque se están dejando la vida por un sueño y para muchos se ha convertido en una pesadilla, los servicios porque se llenan de desidia y de gente que no tienen vocación, los que entran con atajos porque son rechazados y señalados, TODOS. Pero tranquilos, todo va bien, estamos remontando, somos la locomotora de Europa.