A esta hora, cuando son las ocho de la tarde, más de 300 aspirantes a bombero del Consorcio Provincial de Bomberos de Córdoba cumplen sus primeras 12 horas esperando ser examinados de la prueba que da acceso a 54 plazas de bombero conductor. Según el ritmo del examen, los últimos podrían salir del mismo sobre las cinco de la madrugada. De los 540 que han superado los exámenes previos ya están en la calle alrededor de 200. El resto aguarda su turno en condiciones “denigrantes” según denuncian todos los que van saliendo del edificio de los Colegios Provinciales, en el barrio del Figueroa.
“Hay un baño para 500 personas, imagínate el pestazo”. “Han metido a 500 personas en un gimnasio sin aire acondicionado y con una ventana”. “Para ir al servicio tenía que ir saltando a los compañeros que estaban tumbados en el suelo”, aseguran algunos de los que han tenido suerte y sus apellidos se encuentran alfabéticamente cerca de la letra H, que marcaba el comienzo de las citaciones. Ellos ya están fuera.
Llegaron a las 8 de la mañana advertidos de que la jornada iba a ser larga. En el tablón de anuncios de la sede electrónica de la Diputación de Córdoba les invitaban a acudir “con ropa cómoda, incluso algunas esterillas para descansar, provistos de aguacomida para almuerzo incluso para la cena”. El tribunal ha optado por hacer la prueba a los 540 en esta única jornada para guardar la confidencialidad de la misma y que todos tuvieran las mismas condiciones y oportunidades.
Pero eso no ha sido finalmente de esta manera, al menos por el nivel de cansanciode quienes han tenido que enfrentarse a la prueba más de 12 horas después que los primeros. “Esto no se puede organizar así”, denuncia uno de los jóvenes que acaba de salir del examen; “cuando me ha tocado estaba reventado mentalmente y agotado”. Después de protestar por el calor y las condiciones existentes han logrado que les sacaran del edificio, donde se amontonaban a la espera de la llamada del tribunal.
Yo calculo que los últimos pueden salir a las cuatro o las cinco de la mañana”, asegura la pareja de uno de los aspirantes, que lleva todo el día esperándolo. Junto a ella, otros familiares aguardan cerca de la valla del edificio, confiados en que salgan pronto y que el cansancio no merme sus capacidades para enfrentarse al ejercicio: “montar un equipo autónomo de respiración para poder entrar a una vivienda”. Entre el medio millar de aspirantes hay muchos jóvenes de fuera de Córdoba, que han tenido que viajar hasta la capital cordobesa desde MurciaMarbella, e incluso Canarias. “Yo vengo de Gran Canaria, para acompañar a mi pareja y ahora él va a perder el vuelo que salía esta noche desde Sevilla; mañana tendrá que comprar otro billete a lo que habrá que sumar gastos de transporte y alojamiento”, asegura una mujer que apura frente al edificio. “El problema es que han ido aprobado muchos más de los esperados”, dice otro de los aspirantes. Contra las bases del proceso ya se interpuso un recurso de alzada por parte de ADEOPOS, la Asociación defensa de los opositores a bomberos, que fue
desestimado. Planteaban que se había realizado una “modificación sustancial” de las bases específicas y se solicitaba la nulidad del proceso al entender que las exigencias físicas del segundo ejercicio eran menores que las establecidas en las bases generales
Fuente:
 
http://cadenaser.com/emisora/2017/09/23/radio_cordoba/1506189909_272639.html